Cuatro leyes para que tu valla publicitaria sea un éxito

Cuatro leyes para que tu valla publicitaria sea un éxito

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

La publicidad nos rodea, pero es muy poca la que realmente retenemos. Con técnicas cada vez más novedosas y competitivas, es importante saber qué elementos debemos tener en cuenta a la hora de crear una valla publicitaria para que llegue al consumidor y se quede con él.

 

Seis palabras o menos

Menos es más, en especial cuando la valla es un texto que la mayoría de las veces se lee en movimiento. No invertimos mucho tiempo en asimilar el contenido de la publicidad, siendo seis segundos el tiempo promedio que arrojan los estudios, así que un promedio de seis palabras es el ideal para que un mensaje sea conciso y legible. Esto depende de otros factores como las dimensiones y la accesibilidad del cartel, pero párrafos largos o letras pequeñas son más difíciles de leer.

 

No buscar una respuesta directa

Las vallas son medios de comunicación secundarios, por lo que sirven para apoyar una campaña y consolidar la marca. Sin embargo, esta no puede hacer el trabajo pesado: a menudo se les añaden números telefónicos o direcciones web que casi nunca son notados por el espectador. Si deseamos que el consumidor vea esta información, debemos plasmarla en otro tipo de medios más detallados como la radio, la televisión o la web, pero una valla debe limitarse a crear un primer impacto.

 

Muéstralo

A veces es necesario mostrar en vez de decir, por lo que la forma de presentar un mensaje influye mucho en su percepción. Una cartelera plana no es la única opción que tenemos: puedes incluir figuras 3D, partes móviles o hacer una valla interactiva para que sea llamativa y memorable.

 

Ingenioso, pero no demasiado

Un cartel aburrido es fácil de ignorar, pero un cartel que trata de ser demasiado inteligente se pierde entre el público. Nuestra intención nunca es que la gente se desoriente o se pregunte qué está viendo: debe ser como un rompecabezas pero con la satisfacción de poder concluirlo con facilidad.

 

Recuerda que las vallas buscan la atención de su espectador pero de forma cuidadosa y responsable, ¡no queremos causar accidentes de tránsito! Una cartelería equilibrada es una cartelería bien hecha.